Todo Sobre Cerraduras

El mercado de las cerraduras es uno muy variado, con marcas que ofrecen un abanico de productos con distintas prestaciones que pueden adaptarse a las necesidades de cada persona, pero pueden ser tantas las opciones que la verdad es que es difícil decidirse. Aquí les dejamos una guía con los tipos de cerradura más comunes, sus descripciones y por qué podrían interesarles.

Cerradura Multipunto

Son de las cerraduras más seguras, mientras más puntos para anclaje tenga la cerradura, más difícil de violar es y, por ende, más segura. Van fijadas a los marcos de las puertas, por lo cual están resguardadas contra el apalancamiento. Estas cerraduras las vemos seguido en puertas blindadas, macizas y acorazadas, aunque son compatibles con cualquier tipo de puerta.

Cerradura Tubular

La cerradura tubular tiene una prestación bastante útil, que consiste en un botón de cerrado que traba la puerta de manera absoluta desde adentro, impidiendo la entrada de cualquier forma hasta que la persona que esté adentro pulse el botón de nuevo. Son vistas mayormente en habitaciones y baños, sitios donde la privacidad es un elemento clave.

Cerradura Sobrepuesta

Estas son cerraduras que son mayormente utilizadas en espacios exteriores, quedan por fuera de la puerta, así que no son muy agradables estéticamente, aunque no por eso son menos funcionales, una cerradura de estas con un escudo a prueba de palancas es una excelente combinación para resguardar tu vivienda, combinarla con un cerrojo también podría ser una excelente opción.

Cerradura Empotrada

También se les conoce como cerraduras para embutir o embutidas, las vamos a ver seguido en entradas a pisos y casas, pues son excelentes como cerraduras principales. Funcionan a la perfección con complementos como cerrojos.

Al ir empotradas o embutidas en las puertas, lo único que queda expuesto es la ranura de la llave. Los mejores modelos de este tipo cuentan con protección a prueba de palancas y antibloqueo, prestación que traba la puerta si detecta un intento de manipulación.

Cerradura Cilíndrica

También llamadas “europerfil”, es la otra opción popular para entradas de pisos y casas, sus diseños son simples, pero el sistema que implementan, basado en pestillos dentro de un cilindro, garantiza un buen nivel de protección, más aún con los modelos modernos, que tienen protecciones a prueba de ganzúas, palancas y resbalones.

Cerradura Digital

Son cerraduras poco comunes a nivel doméstico, salvo que sean portales de comunidades, se ven más en sitios como hoteles, bancos, oficinas y otros lugares públicos, aunque poco a poco se irán integrando más a viviendas de todo tipo.

Este tipo de cerradura es versátil en las maneras que pueden funcionar, hay tarjetas magnéticas, control biométrico mediante huellas dactilares o lectura de pupilas, códigos numéricos y alfanuméricos y hasta reconocimiento de voz. Es bastante difícil sobrepasar este tipo de seguridad, por eso es bastante esperanzador pensar en que esta tecnología de seguridad algún día sea común en viviendas.

Cerradura de Borjas

Estas cerraduras tuvieron un gran auge durante el siglo pasado, pero las cerraduras con europerfil les ha reemplazado en su mayoría. Estas cerraduras tienen llaves que son espigas metálicas con un diente al final, las llaves son algo grandes e incómodas para los bolsillos, mientras que las de los cilindros europerfil son más compactas y fáciles de transportar. Las cerraduras de borjas o gorjas son bastante seguras aún, pero las otras cerraduras más modernas les han dejado atrás ya.

Cerrojo

Los cerrojos funcionan como complemento a las cerraduras. Hay cerrojos que traen prestaciones interesantes como cadenas de seguridad, nunca es mala idea complementar tu cerradura con un cerrojo y darle una capa adicional de protección a tu puerta y a tu vivienda.

Cerradura Invisible

La cerradura invisible es una de las mejores opciones del mercado, pues no solo protegen tu hogar trabando la puerta, sino que además son imperceptibles para los intrusos, haciéndolas virtualmente inquebrantables. Otra ventaja es que funcionan de manera complementaria a las cerraduras que ya tienen las puertas y, además, funcionan mediante mandos inalámbricos mediante los cuales podrás trabar la puerta remotamente, programar alarmas y controlar quién entra o sale por la puerta. Al ser tecnología digital, podría pensarse que son vulnerables en ese apartado, pero el sistema se encarga de encriptar y resetear sus códigos constantemente para quitarle la oportunidad a los vándalos de hackear la cerradura.

Ahora que sabes qué tipos de cerraduras puedes encontrar en el mercado, debes evaluar cuál es mejor para lo que necesitas. Considera tu presupuesto, el área donde colocarás la cerradura y contra qué te quieres proteger, si aún no te decides, consulta con un ayudante en la tienda o un cerrajero profesional, que además podría hacer la instalación de la cerradura si se torna complicado instalarla tú mismo. Recuerda buscar siempre las mejores marcas y mejorar la cerradura con respecto a la que tenías antes.